Envíos en el mismo día en pedidos antes de las 15:00.

¿Por qué no debes circular con bajas revoluciones?

Seguro que conoces aquel consejo de arrancar el coche y pisar a fondo para calentar el motor. A día de hoy se sabe que lo único que consigues es que el motor se desgaste más rápido. Esto se debe a que no está bien lubricado. En el otro extremo, encontramos que circular con el motor a bajas revoluciones también es malo para tu vehículo. A pesar de que pienses que ahorras combustible, vas a gastar más en averías.

Conducir con el motor a bajas revoluciones

Los motores de gasolina atmosféricos tienen muy poca potencia en las revoluciones más bajas (a menos que vayas a un 5.0 V8). Pueden llegar a circular en primera o segunda marcha por debajo de las 2.000 rpm. De forma que no es nada recomendable exigir un gran rendimiento por debajo de este número. Con otras palabras: si el coche no reacciona cuando hundes el pedal, es mejor bajar la marcha. Si en tu caso tienes un motor gasolina con turbo, este efecto se ve compensado por la sobrealimentación. Aunque la lubricación del turbo a bajas revoluciones no es tan efectiva.

En motores diésel es mejor circular entre las 1.500 y 2.500 rpm. Aunque no siempre es bueno ir en este rango. El mejor consejo para cuidar el motor es que si pisas a fondo el pedal y el coche no se mueve, baja una marcha.

Fallos y averías por circular con el motor a bajas revoluciones

Existen algunos componentes del vehículo que pueden sufrir por circular con el motor a bajas revoluciones. Pistones, bielas, cilindros, caja de cambios, filtros… Pueden provocar graves consecuencias en su funcionamiento por una mala conducción.

El sobreesfuerzo que necesita el motor para conducir a bajas revoluciones provoca un desgaste muy grande en las piezas del vehículo. Si alguna vez has pisado el pedal a fondo y has visto que el coche empieza a vibrar, es que el motor no está en su condición óptima de potencia y es mejor bajar una marcha para que funcione correctamente.

No debes tener miedo al subir las revoluciones del motor del vehículo. Los ingenieros que se encargan del desarrollo de los vehículos, determinan las zonas límite donde se producen los cortes de inyección. El resto de revoluciones es más que segura. Gran parte de los vehículos de gasolina entregan su potencia entre las 5.000 y 7.000 revoluciones. Si por ejemplo tienes un 1.4 litros de 150 cv que entrega su potencia a 5.500 rpm, no estará dando esos 150 cv si no ha llegado a esa cifra. Siempre que el aceite y el refrigerante estén a la temperatura correcta, no es dañino subir las revoluciones al motor.

Por otro lado, en los coches diésel es más frecuente que se produzca una avería en el filtro antipartículas o en la válvula EGR. La razón es que se llenan de carbonilla y por lo tanto afecta a la regeneración de gases. En estos casos, se recomienda subir de revoluciones al motor para alcanzar mayor temperatura y así quemar todas las impurezas.

¿No encuentras una pieza?

Si no encuentras una pieza en nuestro almacén virtual puedes solicitarla a través de nuestro formulario y te avisaremos en cuanto esté disponible.

Solicitar pieza ›

Tasaciones y bajas

Tasamos tu vehículo gestionándote la tramitación de la baja definitiva en la DGT y haciéndote efectivo el pago a la recogida del vehículo.

Solicitar tasación ›

Te llamamos

Déjanos tu teléfono y nuestros expertos te llamaran dentro de nuestro horario comercial. De Lunes a Viernes de 8.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00.

Solicitar llamada ›

Le informamos que esta página utiliza Cookies tanto propias como de terceros para recopilar información con el fin de mejorar su navegación.
Más información

Aceptar